Más tarjetas de créditos son rechazadas por fondo insuficiente

Desde distintos sectores destacaron que cada vez son más las transacciones que se frustran por esta circunstancia. Entre los motivos señalan la inflación y el retraso salarial.

El efecto “precios nuevos, salarios viejos” está dejando sus consecuencias en la caída del poder de compra de los consumidores con tarjetas de crédito, a lo que se suma que el endeudamiento por parte de las personas es cada vez mayor.

Ante el menor poder adquisitivo, muchos usuarios utilizaron por demás sus tarjetas para realizar todo tipo de consumo durante todo 2015 y hoy se encuentran con falta de fondos para financiar compras, hiriendo así a uno de los  principales bastiones que movían la economía en los últimos años: el consumo, sobre todo el financiado con plásticos, método al que apelaron distintos comercios para mantener el ritmo de ventas durante 2015.

El ritmo de la inflación en el último año ha sido tan grande que otro fenómeno que destacan es que más gente paga el mínimo de los resúmenes porque sus ingresos no son acordes a sus gastos, provocando un nivel de endeudamiento grande.

La situación es delicada debido a que los bancos llegan a cobrar más de 50% de intereses por financiar el monto que no se paga.La problemática de todo esto, “es que los aumentos salariales -cuando cierren las paritarias- no se volcarán al consumo, sino al pago de las deudas”, sentenció Viciana.

También hay que tener en cuenta que está bajando el gasto con plásticos. En noviembre, por caso, el valor de una compra promedio con tarjeta de crédito en un supermercado rondaba los $ 615; en diciembre ese valor subió a $ 635, y en enero se ubicó en torno a los $ 600.

La problemática de pagar el mínimo

Cuando un usuario se retrasa y refinancia el monto a pagar entra en una deuda mucho mayor, ya que las tasas de interés de los bancos son muy abultadas, reduciendo aún su poder adquisitivo.

Según explicó Daniel Garro, economista de Value International Group, en el país son cada vez más las personas que compran en cuotas con tarjeta, generando un total excesivo para sus ingresos, por lo que tienen que acudir a los pagos mínimos, sin entrar a considerar cuánto les va a costar ese financiamiento.

“En Argentina casi nadie mira la tasa de interés para hacer la compra, sino que mira la cuota exclusivamente en relación a su ingreso y no al total de cuotas que ya tiene incorporadas a su tarjeta, y esto a su vez compararlo con su ingreso; es muy típico de países que llevan mucho tiempo sin tener cultura de ahorro como Argentina”, detalló el economista.

De este modo, es que Viciana sumó que el usuario se mete en un lío financiero que se transforma en una complicada economía a futuro de su hogar.

Habrá que esperar a que los sueldos nuevos lleguen a los bolsillos y ver la reacción de los consumidores, muchos de ellos hoy muy comprometidos.

Los comerciantes cuentan sus experiencias

Desde un negocio céntrico de Jujuy, que ofrece artículos para niños, como coches, cunas, entre otros, coincidieron y señalaron que se da sobre todo cuando la persona adquiere un producto de gran valor.

Desde dos cadenas importantes de electrodomésticos -que tienen sucursal en San Pedro- agregaron que la gente durante 2015 tomó muchos créditos, adquirió heladeras, lavarropas o pequeños electrodomésticos, y por eso muchos llegaron al límite de endeudamiento y las consultas hoy rondan sobre el financiamiento propio que le puede dar la casa.

En un recorrido por otros negocios del microcentro de jujuy, que ofrecen artículos más pequeños como indumentaria y calzado, concordaron aunque mencionaron que se da en una menor medida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.