Mellizo Guillermo dijo: “Nunca dudé de mi equipo” ¡Fiesta inolvidable!

El DT sumó su título 17, aunque es el primero como entrenador xeneize. En una Bombonera solo iluminada por celulares y flashes, el plantel dio la vuelta olímpica con la Copa. Una verdadera fiesta en un marco espectacular para festejar un título muy esperado.

El entrenador de Boca, Guillermo Barros Schelotto, reconoció ayer que “nunca” dudó de que serían campeones de Primera, a pesar de los momentos complicados que pasaron sus dirigidos en el torneo. “Tuvimos un año duro, con muy buenos partidos, ganamos cuando debíamos hacerlo. Nunca dudé del equipo porque era lógico que tengamos algunos bajones en un torneo tan largo”, afirmó el “Mellizo”.

El ex técnico de Lanús sostuvo que por el pasado “como jugador” en la institución, con lo que en total suma 17 consagraciones, fue algo “especial”. El director técnico platense llegó a su primera consagración en el “Xeneize”, luego de asumir en marzo de 2016, en lugar de Rodolfo Arruabarrena.

“Me gusta jugar con tres delanteros porque es el mejor modo táctico, nosotros teníamos el compromiso de reemplazarlo a Carlos Tevez, una tarea complicada, y lo logramos con estos nombres. Además, cada vez que le tocó ingresar a algún suplente, sinceramente lo hizo bien”, valoró quien afirmó que Boca es “muy justo” campeón porque siempre salió a “ganar en todas las canchas”.

on una fiesta de luces y sonido en La Bombonera se inició la ceremonia de premiación de Boca Juniors como campeón del Torneo de 30 Equipos.

En un estadio solo iluminado por celulares y flashes, aparecieron 66 estrellas iluminadas que se juntaron para dar una vuelta olímpica, mientras un reloj marcaba los 112 años días horas y minutos del club en Primera.

Los futbolistas fueron ingresando acompañados por reflectores lumínicos hasta el palco para la premiación.

El plantel campeón de Boca dio la vuelta olímpica en una colmada Bombonera, en medio del humo de los fuegos artificiales.

Con cotillón, banderas y sombreros propios del carnaval carioca, y con la Copa entregada minutos antes, los futbolistas recorrieron el perímetro del campo de juego a paso lento.

La Copa entregada bailó en manos de uno y otros futbolistas rodeados en banderas azul y oro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.