Mendoza : Efectivos de la policia fueron tras un sospechoso; terminaron pagándole la cena y dándole dinero para una garrafa social

Dos efectivos encontraron al hombre llorando en Ciudad porque no tiene trabajo y no podía llevar dinero a su casa. Le dieron plata y comida.

El gesto humanitario de dos policías mendocinos conmovió a sus camaradas. Habían sido enviados a ver qué ocurría con un sospechoso que estaba tiradofrente a una universidad en Ciudad terminaron secando sus lágrimas, pagando su cena y dándole dinero para que comprara una garrafa.

Los policías de la Unidad Motorizada a bordo del móvil 2961 fueron desplazados el miércoles pasado por la frecuencia radial a inmediaciones de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). De acuerdo a la descripción que recibieron el auxiliar Raúl Guerrero y su compañero Alejandro Scarel, un hombre yacía tirado en el piso. Se desconocía si estaba ebrio, herido, si era sospechoso o un indigente.

Cuando los uniformados llegaron al lugar encontraron al hombre y lo interrogaron. El sujeto no pudo contenerse y comenzó a llorar desconsoladamente, según relataron fuentes policiales.

Como pudo, les contó a los policías que estaba desempleado y que llevaba días buscando trabajo sin tener éxito. Había viajado desde su casa a Capital para conseguir una garrafa social pero también había fracasado en esa gestión.

Con lágrimas en sus ojos y mejillas, el hombre confesó que lo avergonzaba regresar a su hogar sin dinero ni comida. Por eso, sólo se dejó caer y esperó a que las horas pasaran hasta que fue interceptado por los efectivos.

El hombre, cuya identidad no trascendió, les mostró orgulloso a sus ocasionales psicólogos la libreta escolar de su hija. Con orgullo les enseñó las altas calificaciones de la pequeña y reiteró que hacía todo lo posible por llevarle dinero y comida. Eso terminó de conmover a los uniformados, oriundos del Valle de Uco, que no lo dudaron. De su propio bolsillo sacaron dinero y se lo dieron al hombre para que comprara la garrafa y unos pesos más para que no llegara a su casa con las manos vacías.

Además, el auxiliar Guerrero regresó al patrullero y tomó lo que sería su cena. Luego le entregaron su propia comida al desahuciado hombre.

El gesto de los policías despertó la emoción y admiración de sus camaradas. “Sabemos que lo hicieron desde el mayor anonimato pero sus compañeros lo hicieron saber. Nos da orgullo y emociona. Esto demuestra que no todos somos iguales y que la Policía de Mendoza está llena de grandes seres humanos!”, escribieron en las redes sociales.

“Es un gesto admirable digno de compartir sobre todo para los que siempre hablan mal de los policías. Gracias amigos, un orgullo y todos los aplausos son para ustedes!», termina el mensaje divulgado entre los policías al que accedió Los Andes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.