Miles de mujeres colmaron Plaza de Mayo en una jornada histórica contra la violencia de género y las desigualdades

Miles de mujeres colmaron este miércoles la Plaza de Mayo para alzar una vez más sus voces contra la violencia machista y por la reivindicación de sus derechos en el marco de una jornada de lucha por el Día Internacional de la Mujer que incluyó paros en más de 41 países del mundo.

Las columnas de distintas agrupaciones, partidos políticos y sindicatos fueron ingresando a la Plaza alrededor de las 18 y mientras lo hacían eran recibidas por cientos de mujeres que danzaban al ritmo de encendidas batucadas. Otras, cerca del escenario, esperaban a las oradoras, mirando un video donde mujeres latinoamericanas y de distintas partes del mundo enviaban mansajes de «sororidad».

Para la lectura del documento consensuado se hicieron presentes en el escenario, el colectivo Ni Una Menos, organizadoras del evento, y diversas personalidades como Nora Cortiñas, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora); Manuela Castiñeiras, del Nuevo MAS; Vilma Ripoll, del MST y la dirigente del PTS Myriam Bregman, entre otras dirigentes y activistas.

«Paramos porque somos parte de una historia colectiva e internacional. Toda lucha feminista es la que nos tiene a las mujeres organizadas contra el patriarcado en las calles, en las plazas, en las casas y en las camas», comenzó el texto, vitoreado por las miles de mujeres presentes.

El escrito, todo un manifiesto, incluyó entre sus principales puntos: la intención de visibilizar el mapa del trabajo en clave feminista, el rechazo a la violencia laboral contra las mujeres y la denuncia a la brecha salarial que relega a las mujeres a cobrar un 27% menos que los hombres. Además, se exigió que el trabajo doméstico y reproductivo sea reconocido como valor económico.

Además, se exigió el fin de los femicidios y políticas públicas para su combate, como la extensión de licencias laborales por violencia de género y mayor acceso a la justicia. «Basta de odio hacia mujeres lesbianas, bisexuales y trans», expresaron.

Por último, se exigió el aborto legal, seguro y gratuito y el fin de los subsidios a la Iglesia Católica.

«Fue una jornada histórica. Esta fue la movilización más grande de todas. Refleja un avance de la conciencia de las mujeres a nivel mundial impresionante. Es un hecho de una contundencia que tiene que escuchar el Estado y todas sus instituciones. Porque los reclamos son globales y porque nos morimos una cada 18 horas por femicidios», sostuvo Vilma Ripoll a ámbito.com, al término de la marcha.

En tanto, Myriam Bregman consideró en diálogo con este medio: «El paro ha tenido muy buen acatamiento en muchos lugares y la movilización ha sido absolutamente masiva. Creo que ha superado todas las expectativas que teníamos. Se movilizaron miles de mujeres a pesar de que para muchas de nosotras hoy es el tercer día de movilización. Estuvimos el lunes con los docentes, ayer con los trabajadores de la izquierda y el sindicalismo combativo y hoy volvimos a estar en la calle. Desde aquel 3 de junio de la primera marcha del Ni Una Menos, nada volvió a ser igual. Las mujeres tomamos conciencia de que este es el lugar que tenemos que tener para conquistar nuestros derechos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.