Morillo y el chaco salteño entre el agua, el dengue, y el olvido

Las inundaciones castigaron los poblados más pobres y las enfermedades se multiplican en una realidad que supera la ficción.

Es común ver películas en las que un desastre natural devastó la ciudad y la humanidad restante intenta sobrevivir en la carencia total de recursos, donde la solidaridad parece extinta. Como sabemos, la realidad supera la ficción.

La postergación resalta la enorme cantidad de necesidades, que superan el nivel de agua que dejó el desborde del río tras la tormenta. Según relató un vecino de Morillo , el Dengue ya atacó al 70% de la población en estos parajes, mientras los casos de tuberculosis, sarna, y chagas, enfermedades del siglo pasado, se aprovechan del olvido.

Las viviendas destruidas completan el cuadro desolador en el que la pobreza se lleva el papel principal. Mientras tanto, el intendente Atta Gerala, con varias gestiones encima, da la espalda a vecinos y comunidades de la zona.

Como si se tratara de un viaje en el tiempo, el chaco salteño tiene como atractivo regresar al pasado y vivir como en la edad media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: