Nuevo informe indicaría que Nisman no se suicidó

Diversas fuentes aseguran que informarán que no fue suicidio. Además habrá otro documento de los peritos del informático Lagomarsino.

Antes de fin de mes la Gendarmería Nacional entregará a la Justicia un informe con la reconstrucción de la muerte del fiscal Alberto Nisman. Ayer, sin embargo, la conclusión de ese trabajo fue filtrada a la prensa: según el peritaje de los gendarmes, Nisman no se suicidó sino que fue asesinado.

Esta información apareció en Infobae y de inmediato ganó las portadas de casi todos los sitios de noticias de internet. A las 13.33, sin embargo, acaso por la dimensión que estaba cobrando la noticia, por medio de su cuenta de Twitter, Gendarmería desmintió la información.

“La Dirección de Criminalística y Estudios Forenses de la Institución (Gendarmería) no produjo ningún informe final conclusivo en el marco de la junta interdisciplinaria respecto de las pericias del denominado mediáticamente ‘Caso Nisman’. Al momento de arribar a conclusiones periciales finales, las mismas serán presentadas ante las autoridades judiciales pertinentes para su publicación”, se aclaró.

La agencia Télam, en base a fuentes judiciales, confirmó que el fiscal de la causa, Eduardo Taiano, quien ordenó la realización del informe a Gendarmería, “todavía no recibió las conclusiones”.

Se agregó que el informe elaborado por una junta interdisciplinaria compuesta por 23 especialistas de Gendarmería y por los peritos de la ex esposa de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, y del empleado de la UFI-AMIA, Diego Lagomarsino, “se entregará después del 20 de setiembre próximo”.

Diego Lagomarsino es el único imputado en la causa, a raíz de haber prestado a Nisman el arma mortal. Lagomarsino declaró en la Justicia haberle llevado la pistola calibre 22 a la casa del fiscal el sábado 17 de enero por un expreso pedido de éste.

La junta interdisciplinaria es dirigida por los comandantes de Gendarmería, Orlando Caballero y Alejandro Piñeiro. El informe lleva ya casi 6 meses de preparación. Entre las medidas tomadas, figura la construcción en el edificio Centinela, de una réplica del baño en el que fue encontrado muerto.

La versión que adelantó la conclusión a la que habría arribado Gendarmería, indicó que “Nisman fue asesinado de un tiro y luego se limpió el lugar para simular un suicidio”. Según la conclusión, “Nisman tenía un golpe en la pierna izquierda y otro en la cabeza, que no encuadran en una hipótesis de suicidio”. El hallazgo en el cadáver de restos de ketamina, un potente anestésico para animales, indicaría que el fármaco fue usado “para apaciguar a la víctima”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.