Otra imputación contra Cristina Fernández y Máximo Kirchner

Es a partir de una denuncia de Stolbizer que vincula los negocios inmobiliarios con el supuesto pago de retornos a través de empresarios amigos.

La denuncia fue realizada por la diputada nacional y ex candidata presidencial del GEN, Margarita Stolbizer, el 4 de abril pasado. Ayer, a partir de un dictamen del fiscal Carlos Rívolo, Cristina Fernández de Kirchner y su hijo, Máximo Kirchner, quedaron imputados en una investigación que pone la lupa sobre los negocios inmobiliarios de la sociedad Los Sauces, empresa propiedad de los Kirchner. La justicia investiga los posibles delitos de enriquecimiento ilícito y falsificación de documentos públicos.

El juez a cargo del expediente es Claudio Bonadio, quien dispuso el secreto de sumario. La investigación se centra en negocios inmobiliarios entre Los Sauces S.A. y empresas de Lázaro Báez (detenido desde hace tres semanas, investigado por el presunto delito de lavado de dinero) y de Cristóbal López.

“En Hotesur (otra empresa hotelera de la familia Kirchner) la devolución de los favores se hacía a través del alquiler de habitaciones. Con Los Sauces, la devolución de favores se hacía mediante el alquiler de inmuebles a las empresas de Lázaro Báez y Cristóbal López”, denunció Margarita Stolbizer al realizar la denuncia.

La denuncia menciona los alquileres de inmuebles de Los Sauces S.A. a las empresas Inversora M&S y Alcalis de la Patagonia, de Cristóbal López; y a Valle Mitre; Loscalzo y del Curto; y Kank y Costilla, de Lázaro Báez.

“La empresa no tuvo demasiados movimientos hasta el 2008, año en el que comienza a realizar sus inversiones inmobiliarias más importantes”, señaló la denuncia de Stolbizer.

También se consignaba que Los Sauces era titular de ocho inmuebles: dos departamentos con cochera ubicados en Puerto Madero; dos lotes en El Calafate; dos lotes en Río Gallegos; un lote en el Chaltén; y una casa en Río Gallegos.

Además, detallaba que todos los bienes eran alquilados a “empresas de Lázaro Báez y firmas de Cristóbal López” y advertía que “únicamente ellos” eran los que proveían “de los ingresos a los Kirchner”.

“En el 2007 y 2008, Los Sauces S.A. no distribuye utilidades ya que declaran en sus balances no haber realizado operaciones. Al año siguiente, 2009, sin haber operado los años anteriores, las inversiones en inmuebles superan los 9 millones de pesos”, sostuvo Stolbizer en su denuncia.

Además, indicó que, ya para el 2012, “las inversiones en inmuebles y terrenos superan los 10 millones, y aparecen más vínculos entre la empresa de los Kirchner y las empresas de Cristóbal López y Lázaro Báez”.

La diputada nacional sospecha además que “los alquileres en realidad podían ser sobornos o retornos a los Kirchner por los negocios que entregaron a Báez y López durante esos doce años”.

Para Stolbizer, muchos de estos negocios no fueron registrados en las declaraciones juradas presentadas por la ex presidenta en los últimos años, por eso la imputación de falsificación de documentos públicos.

La ex presidenta también fue imputada en abril pasado por el fiscal federal Guillermo Marijuan, en la causa que tiene al clan Báez como sospechoso del delito de lavado de dinero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.