Padece depresión por eso pidió Lázaro Báez de forma “urgente” la prisión domiciliaria

El abogado Maximiliano Rusconi, defensor del empresario K, le solicitó a Casanello que le otorgue a su cliente la tobillera electrónica.

Lázaro Báez, el empresario kirchnerista detenido desde el 5 de abril pasado por la llamada «ruta del dinero K», pidió que se le otorgue en forma «urgente» la prisión domiciliaria debido a un estado de depresión y ansiedad que padece.

El abogado Maximiliano Rusconi, defensor de Báez, presentó ante el juez Sebastián Casanello un escrito solicitando ese beneficio para su cliente, que tiene 60 años, informaron fuentes judiciales.

Según la defensa, Báez -que cumple prisión en la cárcel de Ezeiza- padece un «estado depresivo ansioso» y necesita poder ser tratado en su casa, bajo el régimen de vigilancia electrónica.

Una pericia médica indicó que el dueño de Austral Construcciones presenta patologías como diabetes e hipertensión que requieren tratamiento multidisciplinario que debe recibir «en su lugar de alojamiento» a efectos de disminuir al máximo las complicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.