Pidió más plata, pero primero firmó el Pacto Fiscal Alicia Kirchner

Santa Cruz no había suscripto porque la gobernadora estaba de viaje. Ayer, aprovechó para gestionar fondos para el pago de los aguinaldos.

Alicia Kirchner fue una de las grandes ausentes en la cumbre de gobernadores que el Presidente encabezó el jueves pasado. Pero igual había adelantado su visto bueno al pacto fiscal a través de su vicegobernador, Pablo González. Ayer, ya de regreso de su viaje por Europa, la mandataria pasó sigilosa por la Casa Rosada para estampar su firma en el acuerdo.

Si bien en la cumbre con Mauricio Macri no había planteado objeciones y había avalado al pacto, González no pudo firmar pese a encontrarse a cargo del Ejecutivo provincial. Pero ese detalle fue aprovechado por Alicia K para ganar tiempo puertas adentro del kirchnerismo y vender un poco más caro su aval al Gobierno nacional.

Incluso, Santa Cruz emitió un comunicado en el que informó que “fueron estudiados el consenso fiscal, la implementación de las políticas tributarias propuestas, como la ley de responsabilidad fiscal, el presupuesto 2018 y la coparticipación federal y se analizaron las compensaciones mutuas y especiales a provincias y su proyección a 2022”.

Al mismo tiempo, el texto también había adelantado que en las próximas horas la gobernadora iba a reunirse con Frigerio “para continuar las conversaciones y negociaciones del acuerdo”.

En el Gobierno nacional aseguran que desde el jueves pasado, luego de que González participara de la reunión de gobernadores, Santa Cruz “no puso nunca en duda” el apoyo.

No obstante, había quedado en stand by. Sucede que la gobernadora, aun con la negociación abierta y su provincia en crisis, había decidido irse de vacaciones. Ese pedido de licencia, sin embargo, no fue advertido como un desplante a la Nación. En rigor, eso quedó en un segundo plano, ante el rumor que circuló respecto de su posible renuncia y distintas versiones sobre su salud.

Finalmente, la gobernadora de Santa Cruz despejó esas dudas al regresar a su cargo y firmar ayer. Fue recibida en Casa Rosada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, su único interlocutor con el Gobierno nacional y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. El único rebelde que queda es el puntano Alberto Rodríguez Saá.

Aunque el acuerdo ya era un hecho en la previa, Alicia K también aprovechó su paso por Casa Rosada para intentar destrabar la tercera cuota del crédito del Banco Nación que se le había otorgado meses atrás, como parte del plan de salvataje financiero que concedió Macri a la provincia. “Es fundamental el apoyo de la Nación para el pago del aguinaldo”, aseguró la mandataria antes de ingresar a la reunión con los ministros.

La provincia evaluó el “consenso fiscal y la implementación de políticas tributarias como la responsabilidad fiscal” se aseguró.

San Luis todavía es la única que se resiste y denuncia “un apriete”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.