Policías salvaron a una recién nacida con principio de hipotermia

Ocurrió en Tucumán. Los agentes accedieron a la casa ubicada en un paraje alejado, tras caminar más de un kilómetro y le dieron a la nena calor con su propio cuerpo, para luego trasladarla a un centro médico.

Efectivos policiales de la comisaría de Amaicha del Valle, al norte de Tucumán, asistieron a una beba recién nacida que estaba a punto de sufrir una hipotermia en una casa de difícil acceso en medio de la montaña, y la trasladaron junto a su madre a un centro de atención médica, informaron hoy fuentes de esa fuerza.

La beba nació en una vivienda de difícil acceso a la que los efectivos llegaron tras dejar el móvil sobre la ruta debido al mal estado de los caminos y trasladarse un kilómetro a pie.

«Cerca de las 18.30 de ayer estábamos en la comisaría tomando los datos de un accidente cuando llegó una enfermera del Centro de Atención Primaria (CAPS) de la zona y nos pidió ayuda porque una mujer de 25 años había tenido una beba en una vivienda ubicada en un paraje«, dijo la agente Lourdes Romano.

Romano junto a Verónica Cruz, ambas de Tafí del Valle, fueron quienes asistieron a la beba y su madre, en un operativo del que participaron el oficial Eduardo Guanco Bazán, de El Mollar; el cabo Franco Correa, de Amaicha; y los agentes Matías Salazar de Quilmes y Daniel Gutiérrez de Tafí del Valle.

«Pedimos el móvil que estaba en el lugar del accidente para trasladarnos a la vivienda de la mujer que había dado a luz porque no había personal en el CAPS y no estaba la ambulancia porque estaba asistiendo a la víctima del siniestro», contó a la prensa la agente.

Romano precisó que «tuvimos que dejar el móvil sobre la ruta debido al mal estado del camino y subimos aproximadamente un kilómetro a pie, por un terreno muy poco transitable».

Al llegar a la vivienda, encontraron a la madre en una cama y en otra a la beba y al alzarla se dieron cuenta que tenía muy baja temperatura.

«Estaba a punto de sufrir una hipotermia. Una de las policías le dio calor, se quitó la parte de arriba de su uniforme abrigándola con su pecho y con mantas, además de hacerle fricciones en la espalda», dijo Romano.

Las maniobras de las agentes permitieron que la recién nacida comenzara a levantar temperatura y a estornudar, señalaron las policías, quienes contaron que supieron como actuar por los cursos que realizaron en la Escuela de Policía y la capacitación posterior en la comisaría.

La mujer y la beba fueron derivadas a un centro de atención médica, desde donde luego fueron trasladadas a un hospital de Cafayate, en Salta, para la realización de estudios.

«Estamos muy felices porque ambas están bien, la nena pesa 2,6 kilos, es muy linda y está a salvo, nos llena el corazón de orgullo saber que está bien, gracias a Dios está con vida tras la rápida respuesta que se brindó», expresaron las policías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.