Santa Fe: acusaron a un líder religioso de abusar sexualmente de seis menores

El hombre de 67 años, que lidera la Congregación Religiosa del Pueblo de Dios, quedó detenido con prisión preventiva.

Un juez de la provincia de Santa Fe dictó este la prisión preventiva de un líder religioso local, quien se encuentra acusado de abusar sexualmente de al menos seis niñas y adolescentes, todas menores de edad. Las víctimas eran supuestamente atacadas cuando se quedaban a dormir en la congregación a la que pertenecían.

El hombre en cuestión tiene 67 años y lidera la Congregación Religiosa del Pueblo de Dios en la provincia mediterránea. Identificado por sus siglas -A.A- fue detenido el pasado 27 de octubre en la ciudad de Puerto Iguazú, Misiones. Las fiscales Alejandra del Río Ayala y María Celeste Minniti le atribuyeron la autoría de los delitos de abuso sexual con acceso carnal calificado – el agravante es el hecho de ser ministro de culto- en perjuicio de tres de las víctimas.

Según informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA), A.A fue acusado también de abuso sexual simple reiterado en otros dos casos y de abuso sexual gravemente ultrajante “en perjuicio de otra víctima”.

En relación a los hechos cometidos en perjuicio de cuatro de las seis víctimas, las fiscales imputaron al religioso por promoción a la corrupción de menores, agravada en dos casos por amenazas, en otro por abuso de autoridad y en el cuarto por violencia, precisaron fuentes judiciales.

Según detallaron Del Río Ayala y Minniti, los abusos “fueron cometidos en reiteradas oportunidades entre 2015 y 2017 en perjuicio de seis niñas y adolescentes, todas menores de edad al momento de sufrir las agresiones sexuales”.

“Las víctimas eran agredidas cuando se quedaban a dormir en la sede de la congregación religiosa y también al momento de ser trasladadas por el imputado en un vehículo particular”, agregaron.

Para las fiscales, el acusado procuraba alejarlas de sus familias “quienes confiaban en él a raíz de su posición de líder religioso”.

Además se informó que “en algunos casos utilizó violencia para neutralizar a las niñas, en otros lo hizo abusando de su autoridad religiosa y en otros las amenazó con suspenderlas en la práctica religiosa si no aceptaban ser abusadas”.

Del Río Ayala y Minniti sostuvieron que “la modalidad del abuso, el contexto religioso y la diferencia de edad entre el imputado y las víctimas, tienen entidad suficiente para interferir en el libre desarrollo sexual de las menores”.

El juez penal Héctor Gabriel Candioti aceptó la imputación fiscal y ordenó la prisión preventiva. Para las fiscales, el magistrado entendió los riesgos procesales concretos para que A.A quede en prisión mientras continúa el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.