Santa Fe: investigan el robo de 2.000 animales en un campo

El hecho fue denunciado por una productor ganadero de Santa Fe. Realizaron allanamientos en campos cercanos y secuestraron algunos animales.

La inseguridad no es un flagelo que castiga solamente a las ciudades sino que, en muchas oportunidades, el campo también es víctima de hechos de inseguridad. Esta vez se conoció un robo de hacienda en la provincia de Santa Fe de los más grandes que se recuerden en los últimos años.

Domingo Ianozzi es uno de los productores ganaderos más grandes del país, posee en su campo cerca de 25.000 cabezas en total y recientemente denunció el faltante de unos 2.000 animales de su campo denominado «Las Gamitas».

La denuncia policial fue realizada por Ianozzi el pasado viernes en Reconquista. En los últimos días se realizaron allanamientos, por orden del juez penal Gonzalo Basualdo, en los establecimientos rurales “La Nochera”, propiedad del abogado Hernán Agú, y “El Lío”. Las tareas fueron realizadas por el personal de la Guardia Rural “Los Pumas”.

Según manifestó el Gobierno santafesino, se secuestraron 57 animales en el campo «La Nochera» y 81 en el campo «El Lío». Al parecer se detectaron animales que presentaban irregularidades en sus marcas. Todos los animales secuestrados fueron trasladados al establecimiento Las Gamitas, en depósito judicial. Por la magnitud del robo y el paso del tiempo, se presume que casi toda la hacienda faltante ya fue faenada, pero esperan recuperar la mayor cantidad de hacienda posible.

El dueño de uno de los campos allanados, Hernán Agu, negó la comisión de un delito y que se haya marcado de manera indebida animales de otra persona con su propia marca.

La inseguridad rural no es un hecho nuevo, ya que ocurre desde siempre. Las roturas de silobolsas se han hecho muy comunes en los últimos tiempos en la provincia de Buenos Aires y a principiosde este año se denunciaron varios hechos de estos.

También hubo ataques a camiones de cereales que estaban cargados y estacionados en plantas de silos, que no se podían movilizar por el paro de los transportistas autoconvocados que duró más de 20 días, a los cuales les abrieron las boquillas para que se derrame la carga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.