Se cumple un nuevo aniversario de la muerte de Raúl Alfonsín

El Padre de la democracia moderna en la Argentina, tenía 82 años y padecía un cáncer de pulmón; al morir sus restos fueron velados en el Congreso y el sepelio se efectuo en la Recoleta, hoy cumple 7 años de su fallecimiento.

El Dr. Raúl Alfonsín, hombre político y hombre de Estado que marcó con su obra los pilares de la democracia argentina y con su compromiso, en pos del bienestar del país, un camino hacia el respeto por las instituciones que hoy debe ser nuestro norte.

Raúl Alfonsín vivirá en el corazón de los argentinos porque su paso terrenal dejó plasmados ejemplos de ética ciudadana, de respeto al “otro”, de diálogo político, de defensa de los derechos humanos, de libertad de expresión, de educación pública y gratuita, pero también de una actitud soberana en el mundo. Nos enseñó que es posible la reconciliación. Nos enseñó aún más: que todos podemos superar un pasado de confrontaciones y trabajar unidos para construir una nueva realidad.

El enorme mérito de nuestro inolvidable líder político fue conducir a un país que salía de su noche más negra, como fueron los años de la dictadura militar, años de injusticia y dolor a través de un proceso democrático difícil, pero que dio inicio a una nueva forma de gobernar el país, que muchas generaciones desconocían, pero que hoy sabemos que debemos cuidar como el más preciado tesoro que nos legó desde 1983.

A él, se dice que le debemos la recuperación de la república, el restablecimiento de la paz y la consolidación de la democracia.

Además, fue uno de los actores fundamentales de la Alianza entre la UCR y el FREPASO, que llevó a Fernando de la Rúa a la Casa Rosada, gobierno del que Alfonsín tomó distancia disgustado por el continuismo respecto de las políticas neoliberales del menemismo y que desencadenaron la brutal crisis del 2001.

Sobre el final de sus días, Alfonsín fue homenajeado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con un emotivo acto en la Casa Rosada y la colocación de la imagen del expresidente en el Salón de los Bustos.

Por eso es importante recordar y muchos rendirán un humilde homenaje al padre de la Democracia, en el día del aniversario de su fallecimiento, reconociendo que este legado que dejó, es para siempre y que nos hace comprender el pasado, marca nuestro accionar en el presente y es el norte para soñar con la reconstrucción de la Argentina del futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.