Super Clásico: D’ Alessandro se despidió y Tevez sembró la duda

El Cabezón fue reemplazado y se despidió emotivamente del público de River, mientras que el Apache todavía no define qué será de su futuro.

El mediocampista Andrés D’Alessandro, uno de las figuras de la última década riverplatense, jugó su último Superclásico antes de regresar a Internacional de Porto Alegre, recientemente descendido en Brasil, mientras que Carlos Tevez volvió a poner en duda su futuro en Boca Juniors.

Ambos fueron las figuras de sus equipos pero el que se despidió, D’Alessandro, fue con un dejo de tristeza ya que tuvo que mirar desde afuera como el que sigue con dudas, Tevez, se floreaba y completaba su mejor actuación en un Superclásico.

El 22 de River fue el mejor y el jugador más determinante del equipo de Marcelo Gallardo, quien lo sacó a los 14 minutos del segundo tiempo todavía con el resultado a favor.

El “Cabezón” participó de los dos goles de River y fue clave en la remontada luego del comienzo en desventaja por el gol de Walter Bou. Su salida, que estuvo enmarcada por la emoción de la ovación recibida, incluso con enojo de Guillermo Barros Schelotto por la demora.

“Es mi último partido”, les contestó animado. Se especula que, como el préstamo vence a fin de año, D’Alessandro regrese a Inter de Porto Alegre, descendido este domingo a la Segunda División por primera vez en su historia, como le ocurrió a River en 2011.

Apenas dos minutos después Tevez recibió una gran asistencia de chilena del delantero entrerriano y aprovechó la floja salida de Augusto Batalla para estampar el empate 2-2.

River perdió sin D’Alessandro en cancha y Boca ganó con su máxima figura, que aprovechó una pelota que recibió de Rodrigo Bentancur para rematar de primera y clavar la pelota en el ángulo superior izquierdo de Batalla.

Tevez, quien también participó en el primer gol con una gran jugada y asistencia a Bou, redondeó su mejor actuación en un Superclásico y volvió sembrar la duda sobre su continuidad.

D’Alessandro, en tanto, brilló hasta donde pudo y con un sabor amargo se despidió del Monumental,y aunque será en recinto neutral el jueves próximo, tendrá la posibilidad de decir adiós con un nuevo título y clasificación a la Copa Libertadores de América.

Tevez y cia arruinaron la fiesta

Carlos Tevez, ídolo y referente de Boca Juniors, volvió ayer, tal como sucedió en la Copa Libertadores de 2004, a opacar la fiesta de un estadio Monumental que estuvo repleto con más de sesenta mil hinchas de River y que tuvo todos los condimentos de una fiesta.

Doce años después de la noche en la que festejó su gol haciendo la “gallinita”, Tevez volvió a ser el invitado que arruinó la fiesta que armaron los hinchas “millonarios” para una nueva edición del Superclásico.

La previa estuvo marcada por los colores rojos y blancos y lo mejor se dio en la salida del equipo de Marcelo Gallardo con un color impactante. En la platea San Martín se armó un mosaico “a la europea” con las iniciales del club (CARP) y la bandera Argentina en los costados.

En el resto de los sectores los tirantes plásticos blancos, rojos y negros adornaron el Antonio Vespucio Liberti que estalló con la salida de los jugadores.

El griterío y las bombas de estruendo demoraron la salida de Boca Juniors que fue recibido con un ensordecedor silbido y el ya clásico “el que no salta abandonó”, que recuerda la noche del gas pimienta en La Bombonera de la Copa Libertadores 2014.

Durante el partido, los hinchas “millonarios” vibraron con la remontada de Sebastián Driussi y Lucas Alario pero lamentaron la respuesta de un tremendo Carlos Tevez, autor de dos goles para el triunfo 4-2 y para volver a opacar la fiesta local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: