Tilcara, cuenta con un santuario para recordar a los jujeños caídos en Malvinas

En Antiguito Chico, Juella, está emplazado el espacio, donde además funciona un museo de fotografías de la guerra.

Antiguito Chico es un paraje de Juella que alberga un santuario donde se perpetúa la memoria de los jujeños caídos en Malvinas. En el lugar también funciona un museo con recuerdos del veterano de guerra, Nicolás Toconás, promotor de la iniciativa con la que aspira a mantener viva la causa que marcó a fuego a los argentinos de bien.

En un predio dominado por un paisaje maravilloso, con cerros que recortan el cielo especialmente azul del sitio que pertenece al departamento Tilcara, emergen quince cruces con los nombres de los jujeños que se convirtieron en héroes de la patria al ofrendar su vida por la recuperación de las islas.

En este escenario, el próximo 2 de abril tendrá lugar la conmemoración del Día del Veterano y los Caídos en la Guerra de Malvinas. Nicolás Toconás, que año a año organiza los actos con la colaboración del municipio tilcareño, habló ayer con nuestro diario sobre el santuario que levantó hace tiempo para homenajear a los quince jujeños caídos durante el conflicto bélico de 1982 por la recuperación de las islas argentinas arrebatadas por el Reino Unido.

Para este hombre que trabaja incansablemente en la reivindicación del valor de los argentinos que lucharon por la soberanía nacional, es importante recordarlos en ese paraje “natural, sencillo, con mucha humildad, entre los cerros. Quiero que toda la Quebrada conozca a quienes fueron sus héroes, los que quedaron allá como centinelas de la patria esperando el próximo relevo, que alguna vez se dará, y para ellos cercamos este lugar con piedras rústicas, que es para nosotros como el campo de combate en Malvinas, donde se desarrollaron los episodios, y que tiene la forma de un corazón porque habla del sentimiento que le han puesto para pelear por su patria”. Agregó que en cada cruz hay un cardón “porque para los antiguos, para los aborígenes como yo, el cardón representa a los antepasados, el presente y el futuro. A medida que vayan creciendo lo verán las distintas generaciones hasta que alguna tome el relevo en Malvinas. Y las rosas que hay allí plantadas, representan a las madres que lloraron a sus hijos que no han vuelto”.

Ellos son Ángel Fidel Quispe, Miguel Ángel Ávila, Antenor Sajama, Omar Andrés Chaile, Héctor Diez Gómez, Fernando Fabián Zarzoso, Justo Eustaquio Mamani, Ramón Elías Salazar, Roberto Antonio Úzqueda, Roberto Enrique Sancho, Jorge Rubén Torres, Teodoro Laguna, Raúl Aristóbulo Farfán, Humberto César Alemán y Héctor Rubén Oviedo.

Toconás conoció personalmente a Miguel Ángel Ávila y Héctor Oviedo. “Los dos pertenecieron al regimiento 25 de Infantería, que fue el mejor preparado para el combate. Fue el que más bajas le produjo al enemigo y del que perecieron doce en combate, entre ellos estos dos jujeños. Ávila murió combatiendo en Darwin, que fue la batalla más feroz. Dicen que una esquirla le pega en la cabeza, pero antes de caer saca de la trinchera a tres soldados cordobeses porque les llovían los misiles ingleses. Los tres soldados cordobeses viven hoy y tuve la oportunidad de hablar con ellos”, evocó.

Ávila, Oviedo y Ángel Fidel Quispe murieron combatiendo en las islas, mientras que los doce restantes durante el hundimiento del Crucero General Belgrano, el 2 de mayo de 1982.

Fuente: Infotilcara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.