Un hombre pide justicia por violencia de género

Un hombre identificado como E. L*(El denunciante solicito preservar su identidad y la de su agresora) realizo una denuncia en policialesdejujuy.com.ar por la grave situación de salud y judicial que está atravesando, debido a que fue quemado con alcohol en el mas del 60 por ciento de su cuerpo por su ex concubina identificada como A. B , profesora de tecnología en colegios primarios y secundarios de la capital jujeña. La víctima que sufrió el ataque el 25 de Febrero del 2016, en sus propias palabras expreso lo siguiente:

El 15 de febrero del año pasado, mi pareja, una docente de 34 años con la que llevaba conviviendo 3 años, luego de una fuerte discusión a causa de sus celos, decidió rociarme con alcohol y prenderme fuego. Como consecuencia de ese ataque estuve 10 días en coma farmacológico, tiempo en el cual estuve entubado, ya que al tener las vías aéreas quemadas existía la posibilidad de que se me cerrara la garganta y me asfixiara; también me fallaron los riñones, el corazón y otras complicaciones propias de un Gran Quemado, que por poco me ocasionan la muerte. Finalmente me recuperé y me dieron de alta 3 meses después, con un cóctel de drogas que debía ingerir a diario para calmar los terribles dolores producto de las quemaduras (40% cuerpo quemado) Estas drogas calmaron también, o mejor dicho, ocultaron un problema en mi vesícula, por lo cual ésta continuó agravándose sin que yo sintiera nada. Me operaron de urgencia cuando mi vesícula ya infectada, reventó derramando 3 litros de pus sobre mis otros órganos; estuve muerto en el quirófano unos segundos, me revivieron, y otra vez quedé en coma, terapia intensiva, shok séptico, otra vez un infierno al que sobreviví gracias Dios…

Denuncié a mí expareja en Junio del 2016 y en diciembre el juzgado la imputó por “LESIONES AGRAVADAS POR LA CONDICIÓN DE LA VÍCTIMA”. No fue imputada por tentativa de homicidio porque, a pesar de mi historial clínico, el médico del juzgado hizo un informe en el que indicaba que, si bien estuve en terapia intensiva, mi vida nunca estuvo en riesgo… En consecuencia mi agresora no fue detenida, sólo le informaron de mi denuncia y la citaron a declarar. Sin embargo, tanto mi abogada como gente en el juzgado me comentaron que si yo hubiera sido el agresor, como soy hombre, estaría detenido desde el mismo día de la agresión. Pero como ella es mujer, y a pesar de haber cometido un acto de semejante salvajismo, se encuentra libre, y continúa trabajando como profesora de tecnología y haciendo su vida como si nada hubiera sucedido.

Esta situación me lleva a preguntarme, ¿en dónde está la igualdad de género para las leyes, cuando es el hombre el agredido? No se puede negar la abismal diferencia que hay, en cuanto a la cantidad de hombres y mujeres que son víctimas de violencia, mi solidaridad con las que la sufren a diario a causa de enfermos….Pero sepan que también hay hombres que sufrimos violencia… y que tenemos que aguantar no sólo ésta discriminación que hace la justicia, sino también a la sociedad que nos condena de antemano a causa de mujeres como mi expareja, quien no conforme con haberme arruinado el cuerpo de manera permanente…, miente a todo el mundo…. Como es mujer todos le creen, como es mujer seguro que es la víctima y su pareja el victimario.

Y a pesar de la pesadilla que me tocó vivir, todavía tengo que aguantar… Vivir también con la tristeza que ocasiona el no poder trabajar, pues las lesiones en mis manos son muy graves, y me hicieron perder mi empleo en la empresa de transporte Xibi-Xibi. Además tengo que ver a dos psicólogos que me están ayudando a atravesar este momento y a aceptarme con mis feas heridas, también sufro de terribles dolores que me obligan a continuar tomando fuertes calmantes, y tendré que seguir tomándolos por muchos años más; tampoco puedo llevar una vida normal porque no puedo exponerme al sol, jamás podré volver a una pileta, y tendré que cargar con estas horrendas cicatrices por el resto de mis días..
Es tan injusto lo que me está pasando que ya no sé qué hacer´…! Perdón si me extendí demasiado pero necesitaba desahogarme… Quiero dejar en claro que no busco venganza, sólo justicia, espero que en los próximos meses, cuando la causa sea elevada a juicio, ella me escuche.

Adjunto un par de fotos para que vea lo que según esta mujer, merecía…. Muchas gracias…

** El denunciante pidió preservar su identidad y la de su agresora
Expediente N° Exp: P -144499/16

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: