Un periodista mendocino conto sobre el horror del atentado en Barcelona: «Es muy triste»

Carlos Indovino relató las horas de desesperación que vivió tras el ataque terrorista y con su mamá involucrada en el caos.

El sol pegaba con fuerza. Eran las 16.50. Las Ramblas, una de las zonas más visitadas de Barcelona, estaban repletas de turistas. En segundos pasó lo impensado y todo fue muerte, caos y desconcierto.

Una furgoneta atravesó a toda velocidad y haciendo zig zag unos 500 metros por la parte peatonal de Las Ramblas y mató a al menos 13 personas e hirió a casi un centenar.

“Esto no se había visto nunca. Es algo terrible”, contó a Los Andes Carlos Indovino, un periodista mendocino de 39 años radicado desde hace varios años en la ciudad catalana.

Carlos vive a unos 2 kilómetros del lugar del atentado. Cuando los terroristas atacaron, él estaba trabajando y no advirtió lo que pasaba hasta que las sirenas transformaron el sonido de la ciudad en un escenario de terror. En ese instante sonó su celular: su madre sí había quedado en medio del terror.

“Mi madre estaba en la Plaza Cataluña (a metros de Las Ramblas)cuando aceleró la furgoneta y desató la locura, la misma gente comenzó a refugiarse en los negocios intentado escapar, muchos ni siquiera sabían de qué”, dijo el mendocino.

El mendocino, ya con acento catalán, contó también el relato de su mamá que vivió con angustia dos momentos trágicos: el ataque en sí y las avalanchas de las personas que intentaban refugiarse. “Mi madre permaneció tres horas encerrada en un comercio de ropa hasta que la Policía le permitió salir nuevamente a la calle”, agregó.

“Hay gente que sigue encerrada en los comercios (más de 7 horas), ya que detuvieron a dos terroristas pero hay un tercero que aún está prófugo. Los efectivos están revisando persona por persona intentando localizarlo”, detalló el periodista.

“Las calles están completamente vacías, el Gobierno pidió que nadie saliera para facilitar el trabajo de ambulancias y efectivos. Nunca se vio algo así en Barcelona, estamos en pleno verano y los turistas inundan las calles. Es todo muy triste”, describió.

El trabajador de prensa confirmó que por primera vez en la historia de esa ciudad se ha declarado el “protocolo cronos”, lo que significa que todos miembros de las fuerzas de seguridad fueron llamados a prestar servicio inmediatamente. Aunque estuviesen de vacaciones o de franco.

Además, agregó Carlos, se montó un operativo “Gavia (jaula en Catalán)” por lo que los principales accesos a la ciudad son exhaustivamente controlados por efectivos. “Revisan a todos los vehículos que ingresan y que egresan. Aunque hay pocos autos y policías por todas partes”, reconoció Indovino .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.