Una familia jujeña que se destaca por sus actos solidarios

Devolvieron una cartera a una turista tucumana que la había extraviado. Además, ayudan a personas carenciadas. También, Hernán Mercado, el padre, donó un riñón a su hermano, protagonizando una conmovedora historia.

Historias como estas encienden una luz de esperanza en la sociedad jujeña, ya que en algunas ocasiones las diferentes problemáticas que existen opacan las buenas acciones que realiza la gente. En este caso, la devolución de una cartera extraviada fue el hilo conductor de otras historias que reflejan la solidaridad y la empatía que posee una familia y que deben imitarse.

Todo comenzó por una publicación en una página de Facebook, en donde una mujer de Tucumán que vino el fin de semana pasado a la provincia a disfrutar del carnaval, agradecía públicamente a la familia Mercado por haberle devuelto su cartera en la que llevaba una importante documentación.

Resulta que Susana Aguilar se dirigió en la mañana de la citada jornada a una farmacia situada en la avenida Fuerza Aérea del barrio Alto Comedero en busca de medicamentos. Fue atendida por Hernán Mercado, propietario de la misma, compró lo que necesitaba y luego le consultó sobre cómo podía llegar a la ruta 9 para tomar el rumbo de regreso a Tucumán.

Él, muy gentilmente le explicó por donde era conveniente ir y ella se retiró. A los pocos minutos, observó que sobre uno de los mostradores del local había una cartera y de inmediato dedujo que pertenecía a la tucumana.

Lo primero que sintió en ese momento fue que debía comunicarse con ella lo más rápido posible.

Junto a su esposa, Patricia, llamaron a algunos contactos que sacaron de la cartera pero ninguno era de personas que conocían a Susana. Luego, le contaron lo sucedido a Rocío, una de sus hijas, que estudia en Tucumán para que averigüe sobre esta mujer. Ella, como toda adolescente que maneja muy bien las redes sociales, empezó a investigar hasta que logró encontrar su número.

Rápidamente llamaron a Susana y le dijeron que ellos tenían su cartera. Ella muy sorprendida, porque ya la daba como perdida, les agradeció tan solidario acto. Coordinaron para buscarla y a los dos días un familiar de ella que vive en Jujuy retiró el elemento olvidado.

«Ahí terminó la historia para nosotros, lo que hicimos fue algo normal y común. Nos salió de una forma natural, nunca pensamos que iba a tener tanta trascendencia. De repente, ese día, empezamos a recibir mensajes y publicaciones de amigos que nos felicitaban», comentó Patricia Medina.

«Nunca pensamos que se iba a hacer viral esto, porque es algo sencillo que creo que lo hace cualquiera. Esto lo tendría que hacer cualquier persona, debe ser algo natural», añadió al respecto Hernán.

Luego de recuperar lo perdido, Susana Aguilar publicó en una página de Facebook un emotivo mensaje de agradecimiento: «Quiero agradecer públicamente a la señora Patricia Medina, al señor Hernán Mercado y a su hija; dueños de la farmacia Monserrat de avenida Fuerza Aérea 68 en Alto Comedero, ya que el lunes regresando a Tucumán compré un remedio en su comercio y olvidé mi billetera con toda mi documentación, hicieron todo lo posible para comunicarse conmigo, para avisarme que estaba allí a resguardo de ellos. No solo nos ayudaron indicándonos el camino correcto para salir a la ruta sino también me salvaron de un terrible problema. Jujuy no solo es una hermosa provincia sino que tiene también personas de gran corazón, muchas provincias deberían tomar ejemplo de cómo se crece por fuera y por dentro para hacer un país mejor».

Un nuevo comienzo después de un trasplante: “Fue volver a vivir”

Hernán Mercado hace cinco años también fue parte de otra conmovedora historia que le cambió la vida cuando donó un riñón a su hermano, que volvió a nacer.
En el año 2014 a Ariel, hermano de Hernán, le diagnosticaron insuficiencia renal y tras un tiempo de diálisis entró en lista de espera por un trasplante de riñón. Luego del análisis de compatibilidad, los médicos abrieron la posibilidad para que Hernán pueda donarle a su hermano eso que tanto anhelaba.
Tras diversos estudios le hicieron la cirugía que resultó de forma exitosa y Ariel pudo volver a sonreír ya que antes su vida estaba marcada por el dolor y angustia que esa enfermedad lo hacía padecer.
En ese sentido, indicaron que para cubrir gastos de todo lo que implica esa operación tuvieron que vender rifas entre sus amigos que gentilmente y por el cariño que sienten por la familia le compraron y no los dejaron solos. 
“Cuando estaba enfermo él no participaba de ninguna reunión. Estaba muy triste pero después de la cirugía volvió a la vida. Él estaba resignado y no quería hacer nada”, mencionó Patricia Medina.
Después del trasplante todo cambió para ambos. Ariel es un deportista destacado en las competencias para personas trasplantadas, obteniendo muy buenos resultados a nivel nacional e internacional y participando en mundiales.
Además, se involucró en la concientización sobre la donación de órganos dando charlas y participando en conferencias. 
“Fue volver a vivir y no me costó tomar esa decisión”, muy emocionado y entre lágrimas remarcó Hernán. 
“Hubo cambios en su cuerpo pero la felicidad que vimos en su hermano superó todo. Los valores cambiaron, ya no es lo material, nos dimos cuenta que hay otras cosas que son mucho más importantes”, agregó Patricia.
Tras relatar acongojados ese momento, indicaron, entre risas, que Hernán es fanático de Boca pero Ariel es de River. Entonces “cuando pierde Boca le duele el riñón”, sostuvo Patricia.
También explicaron que los mitos que existen sobre la donación de órganos no son verdaderos.
Hernán lleva una vida normal, sus hábitos alimenticios cambiaron, ahora come más saludable que antes, pero todo lo demás lo realiza como siempre lo hizo.
“Nos daba miedo al principio pero después nos dimos cuenta de que todo es igual que antes, es más, ahora nos sentimos mejor porque mi hermano es feliz”, dijo Hernán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.