Unieron Argentina – Alaska en una combi, pero el vehículo terminó «preso» en Mendoza

Un laberinto burocrático impide a una pareja cordobesa recuperar el rodado con el que recorrieron América. Conocé la historia.

Una idea que seguramente ha desvelado a más de uno pero pocos han concretado. Joel Lichtestein (29) y Maga Maffrand (24) lo hicieron y lograron unir su Córdoba natal con Alaska a bordo de una combi Volkswagen modelo 84.

Sin embargo, trabas burocráticas aportan lo negativo en el balance del viaje soñado: casi tres años en las rutas, más de 40 mil de kilómetros recorridos, anécdotas invaluables, amigos dispersos por el continente y “La Gurrumina” (como llaman a la combi) retenida en el puerto seco de Mendoza.

“La camioneta fue retenida en Mendoza porque estuvo más de seis meses afuera de Argentina”, detalló a Los Andes Joel, mientras intentaba recuperar su vehículo retenido en el Puerto Seco de calle Independencia, en Godoy Cruz.

“Cuando ocurre esto (sacar un vehículo más de 6 meses) al regresar al país hay que pagar una multa que es del 30% del valor total del rodado”, explicó el cordobés.

gurrumina-2“No es que nosotros no la queramos pagar, ese porcentaje no es mucho dinero teniendo en cuenta el modelo de la camioneta, el problema es que nadie nos da una solución concreta”, se quejó, aunque reconoció “la buena onda de los trabajadores mendocinos”.

Joel y Maga partieron desde Río Cuarto el 24 de febrero de 2014 con un objetivo claro pero sin restricciones en el medio: unir su provincia con Alaska, el estado más al norte de América.

Tras 2 años y 8 meses rodando por 15 países llegaron al extremo norte del continente. Para ese entonces ya no eran dos, eran tres: Joel, Maga y La Gurrumina.

Los cordobeses están desorientados: “En Mendoza nos han tratado muy bien, están intentando solucionar el problema pero nos dicen que ellos no pueden hacer nada porque salimos por Jujuy y desde esa provincia tienen autorizar el pago de la multa”.

“En Jujuy no nos atiende nadie por la feria judicial. No podemos esperar un mes o más para que nos dejen ir con la camioneta”, agregó.

Hoy, la Gurrumina sigue “presa” y la billetera de la pareja comienza a adelgazar: “Además de la multa, nos cobran unos 100 pesos por día por ocupar el depósito y nosotros tenemos que pagar hospedaje y comida”.

La pareja viajera, luego de recuperar su querida combi, se debate entre volver a Córdoba a “buscar trabajo y alquiler o seguir viajando”. Aunque dejaron entrever que la segunda opción será la ganadora.

joel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.