Venezuela: Luisa Ortega se atrincheró para evitar que la echen

La fiscal o magistrada de origen chavista que desafía al gobierno, impidió que entrara a Tribunales la vicefiscal, quien presumiblemente la reemplazará.

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, impidió ayer el ingreso al Ministerio Público de la abogada chavista que la reemplazará si es destituida, en un nuevo desafío al gobierno de Nicolás Maduro.

Katherine Haringhton llegó sorpresivamente a la sede de la Fiscalía, en el centro de Caracas, pero tras esperar unos 20 minutos frente a los portones cerrados, decidió retirarse sin poder tomar posesión de su cargo como vicefiscal.

“Denunciamos la pretensión arbitraria de la vicefiscal nombrada por el TSJ (Tribunal Supremo de Justicia) de ingresar al MP”, aseguró Ortega, quien enfrenta un proceso judicial que podría llevar a su remoción en los próximos días y quien no reconoce el nombramiento de Haringhton.

El TSJ, acusado de servir al gobierno, fue blanco ayer de una nueva protesta en la ola de manifestaciones que realizan desde hace tres meses los opositores -con saldo de 91 muertos- para exigir la salida de Maduro, en medio de la devastadora crisis económica.

Pero las fuerzas de seguridad los reprimieron en el este de Caracas con bombas lacrimógenas, que lanzaron incluso dentro de un concurrido centro comercial. Muchas personas, entre ellas niños y ancianos, resultaron afectadas con los gases y algunas se desmayaron.

La fiscal, al igual que la oposición, acusa a la policía y a los militares de una “desbordada represión” contra los manifestantes, en cumplimiento de órdenes del gobierno de Maduro, rechazado según la encuestadora Datanálisis por 8 de cada 10 venezolanos.

“Hoy tiene más sentido tomar las calles después del asalto paramilitar que hicieron al Congreso”, dijo el alcalde opositor David Smolansky.

El miércoles, seguidores del gobierno hirieron a 7 diputados, tres de los cuales quedaron sangrando por la cabeza, al irrumpir violentamente en la sede del Parlamento de mayoría opositora, que permaneció bajo asedio de oficialistas durante 9 horas.

La incursión violenta, que Maduro condenó aunque sin admitir que hayan sido seguidores suyos, fue condenada por varios países latinoamericanos, Estados Unidos, la Unión Europea, Francia y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Haringhton juró hace dos días su cargo en el TSJ, poco antes de una audiencia que realizó la Corte para decidir, en los próximos tres días, si enjuicia a Ortega por supuestas “faltas graves”, acusada por el oficialismo de mentir en señalamientos contra los magistrados.

“Veníamos a hacer un equipo de trabajo, a procurar la reflexión de la fiscal general para actuar en pro del país; yo tengo una misión, he jurado para cumplirla”, aseveró la vicefiscal, quien dijo estar segura de que Ortega “va a pensar un poco mejor en calma”.

Tras años de línea oficialista, Ortega se convirtió hace tres meses en una de las principales adversarias del Maduro y del TSJ, y el martes se negó a comparecer en la audiencia al señalar que no convalidaría un “circo” cuyo resultado está ya “cantado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.