Venezuela suspendido por el Mercosur

Los cancilleres de los estados fundadores -Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil- lo resolvieron por “ruptura del orden democrático” en el país caribeño. El mismo protocolo se usó contra Paraguay en 2012, tras la destitución de Lugo.

San Pablo, Brasil. Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, fundadores del Mercosur, decidieron ayer de forma unánime suspender a Venezuela por “ruptura del orden democrático”, una decisión que el bloque adopta por segunda vez contra un país miembro desde su creación.

“La suspensión de Venezuela fue aplicada en función de las acciones del gobierno de Nicolás Maduroy es un llamado para el inmediato inicio de un proceso de transición política y restauración del orden democrático”, dice el comunicado suscrito tras una reunión de los cancilleres de los cuatro países en San Pablo.

Medidas “sin alegría”

“No se toman estas medidas con alegría, porque estamos constatando la ruptura institucional de un país, que también fue país de acogida de muchos latinoamericanos que huían de nuestras dictaduras” durante los años ’70 y ’80, dijo el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, en la rueda de prensa realizada al término de la reunión.

“Un gobierno democrático no puede convivir, de brazos cruzados, con una dictadura a nuestro lado. Es mi posición y la de Brasil”, escribió la víspera en Twitter su par brasileño, Aloysio Nunes, cuyo país ejerce la presidencia semestral el bloque.

El punto de quiebre lo marcó la elección el domingo pasado de una Asamblea Nacional Constituyente promovida por el gobierno de Nicolás Maduro, fuertemente cuestionada por la comunidad internacional, y el encarcelamiento el martes de los dirigentes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, que cumplían prisión domiciliaria.

Esta es la segunda vez que el Mercosur, fundado en 1991, aplica esa cláusula suscrita en 1998 en Ushuaia (Argentina), ratificada y ampliada en 2011, que estipula que “la plena vigencia de las instituciones democráticas es condición esencial” para la integración regional.

El llamado “Protocolo de Ushuaia” se aplicó previamente en 2012 contra Paraguay, tras la destitución del presidente Fernando Lugo, que fue sometido a un juicio político por el Congreso.

La suspensión de Paraguay -que volvió al seno del bloque tras la elección de Horació Cartes en 2013- permitió el ingreso de Venezuela al Mercosur, pues el Congreso paraguayo no había dado su anuencia a la entrada del país caribeño.

En la práctica, la decisión aplicada ahora contra Venezuela cambia poco y nada la situación del país caribeño, que se encuentra suspendido del Mercosur desde diciembre de 2016 por incumplir obligaciones comerciales contraídas cuando se incorporó al bloque en 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.