Violencia de género: quieren concientizar a los varones en los colegios

A partir de 2017, se trabajará con jóvenes y adolescentes de secundaria y se planea implementar experiencias para varones con comportamientos agresivos.

Después de un año en que Mendoza alcanzó una lamentable notoriedad nacional por los reiterados y brutales femicidios, y que la situación de violencia contra las mujeres pareció desbordar las posibilidades de abordaje, el énfasis para 2017 será trabajar con adolescentes y jóvenes en los colegios secundarios. Asimismo, se planea implementar experiencias para varones que tienen comportamientos violentos.

La directora de Género y Diversidad de la provincia, Silvina Anfuso, comentó que en 2016 se abocaron a asistir a mujeres porque faltaba una política efectiva en este sentido. Así, se reabrieron refugios, se avanzó en la construcción del provincial -se planea un segundo- y se transfirieron fondos a los municipios para facilitar a las víctimas que se desvinculen del agresor.

Sin embargo, como se entiende que se trata de una problemática básicamente cultural, el año próximo se apuntará a la población adolescente y juvenil.

En primer lugar, porque se puede encontrar una mayor apertura para empezar a pensar en un cambio, ya que los jóvenes se problematizan más. Pero además, ya que ellos suelen transmitir lo aprendido a su familia.

Este año ya se trabajó en la prevención de la violencia en el noviazgo, con una obra de teatro que vieron más de 6 mil jóvenes de toda la provincia, y que los invitaba a reflexionar a partir del humor.

Pero la idea es que la tarea en las escuelas sea sistemática, para lo que se han acordado acciones con la Dirección de Orientación y Apoyo Interdisciplinario a las trayectorias Escolares (Doaite), de la DGE, y el Programa Provincial de Salud Adolescente.

En algunos establecimientos se crearon consultorías en violencia de género, para que sea posible la detección temprana, y esta iniciativa será extendida a otros. A partir de esto, señaló Anfuso, algunas adolescentes contaron situaciones de abuso que habían vivido en su infancia, lo que les hizo comprender la necesidad de acompañamiento, que no encuentran en sus familias.

Tratar a los varones

La última semana se desarrolló un encuentro con especialistas, en el que se analizaron las posibilidades de abordaje para los varones que ejercen violencia. Participó Rubén Arenas, psicólogo del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género de Chile, país donde se ha creado un espacio de tratamiento para ciertos casos (de hombres que se han responsabilizado de lo ocurrido y no han cometido femicidios o abusos graves).

Anfuso detalló que han notado que muchas mujeres que denuncian situaciones de violencia vuelven con sus parejas después de un tiempo. Y si bien ellas han completado un proceso, ellos no han tenido la misma oportunidad. El hombre, añadió, está cuestionado en su masculinidad hegemónica, basada en el dominio y control, y no sabe cómo construir una diferente.

De todos modos, la funcionaria destacó que estos dispositivos están pensados desde la protección de la mujer, tanto cuando se trata de las parejas con las que tuvieron comportamientos violentos como nuevas que puedan establecer. La idea es desarrollar alguna experiencia para los hombres el año próximo.

Los pendientes

Soledad Gil, comunicadora integrante de la Red PAR (Periodistas de Argentina en Red por una comunicación no sexista), indicó que han existido avances en relación con la violencia física, pero falta aún focalizar en otros tipos o modalidades.

En particular la simbólica, que sustenta a las restantes, y la mediática, por su alcance y porque permitiría desnaturalizar ciertos modos de ver el mundo. Si bien reconoció que fue un año muy conmocionante por los casos de femicidios, planteó que “no se pueden pensar las violencias por separado”.

La integrante de Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá), Romina Zapata, también comunicadora social, consideró que el tratamiento para varones es una muy buena iniciativa para los casos de menor riesgo, porque “no se es violento, se ejerce violencia” y por ser un comportamiento aprendido se puede modificar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.